El 4 de octubre de 2017, el Fiscal General de los Estados Unidos Jeff Sessions emitió un memorándum en el que anunciaba que el Departamento de Justicia no iba a tomar más la posición de que el Título VII (la ley que prohíbe la discriminación basada en sexo, raza, color, origen nacional y religión) prohibía la discriminación basada en la “identidad del género per se, y que incluye el estatus de transgenérico”.

¿Qué significa esto para los empleadores?

El memorándum del Fiscal General no cambia la ley ni invalida ninguna decisión judicial sobre este asunto. En lugar de ello, el memorándum solo establece la posición que toma el Departamento de Justicia sobre el mismo.

El efecto sobre los empleadores del sector privado podría ser mínimo. El Departamento de Justicia por lo general no se involucra en la investigación y enjuiciamiento de reclamaciones de discriminación laboral presentadas por empleados a no ser que se trate de un empleador público. Además, la participación del Departamento en las reclamaciones de discriminación contra empleadores privados normalmente se circunscribe a presentar un escrito de amicus curiae (o sea, de “amigo del tribunal”) sobre cuestiones importantes. Anticipamos que si la cuestión de si el Título VII abarca el estatus de la identidad transgenérica o el estatus transgenérico llega ante la Corte Suprema, el Departamento de Justicia va a presentar un escrito de amicus curiae para oponer a esa interpretación.

Algo más importante para los empleadores es que el memorándum normalmente no obliga a la Comisión de Oportunidades Igualitarias de Empleo (la “EEOC, que tiene la autoridad principal para investigar y llevar a juicio las reclamaciones de discriminación laboral. Por ahora, la EEOC parece mantener el rumbo de su política de investigar y llevar a juicio las reclamaciones basadas en la identidad genérica y de discriminación contra los transgenéricos.

El memorándum tampoco anula las ordenanzas municipales y condales en la Florida que prohíben explícitamente la discriminación basada en la identidad genérica e incluye el estatus transgenérico.

Las mejores prácticas de ahora en adelante:

Los empleadores deben seguir manteniendo vigorosas políticas antidiscriminatorias e investigar toda queja de acoso o de discriminación que presenten los empleados y que abarcan también las basadas en la identidad genérica y en la discriminación contra los transgenéricos.

Para enterarse de más sobre el asunto del estatus de los transgenéricos y los baños, vea el blog anterior de mi colega.