La reciente ley presupuestaria contiene grandes cambios para los negocios que tengan empleados que reciben propinas. La nueva ley dispone que los empleadores (incluidos sus gerentes y supervisores) no pueden quedarse con ninguna porción de las propinas de sus empleados incluso aunque los empleadores no aprovechen el crédito por propinas, que asciende a un máximo de $3.02 en la Florida. Los empleadores que violen esta prohibición no solamente perderán el crédito por propinas sino que también tendrán que devolver a sus empleados todas las propinas con que se hayan quedado indebidamente más las avaluaciones anticipadas de perjuicios (indemnización doble de daños y perjuicios) basadas en la suma total de los créditos tomados más las propinas con que se habían quedado indebidamente. Además, el Departamento del Trabajo ahora puede multarles a los infractores una sanción civil de hasta $1,100 por cada infracción.

La nueva ley brinda una buena oportunidad a los empleadores para que revisen sus prácticas y asegurarse de que están cumpliendo con la ley. Los empleadores que aprovechen el crédito por propinas deben estar seguros de haberles dado la debida información acerca de este crédito a los empleados que reciben propinas y de que todos los fondos para compartir propinas solo pueden incluir empleados que reciban propinas.

Los empleadores que paguen el salario mínimo completo y que no tomen el crédito por propinas deben revisar sus prácticas para garantizar que ni ellos ni sus gerentes ni sus supervisores se queden con propinas. Y más importante aun, estos empleadores deben revisar los cargos por servicio y demás cargos obligatorios que se cobren a los clientes para asegurar que dichos cargos no caigan bajo la definición de propinas. Según la nueva ley, si estos tipos de cargos se consideran que son propinas, el empleador podría terminar debiéndoles el doble de la suma de los “cargos por servicio” a los empleados que reciben propinas… sin que importe que el empleador haya tomado el crédito por estas.

No todo lo que contiene la nueva ley constituye malas noticias para los empleadores. Esta no se refiere a los empleadores que no se aprovechen del crédito por propinas y que incluyan a empleados que por lo general no las reciben, tales como cocineros, lavadores de platos y otros empleados “de la cocina” en un fondo común de propinas, siempre y cuando este no incluya a gerentes ni a supervisores. Este es un asunto que está actualmente bajo consideración de tanto los tribunales federales como del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos. El Departamento ha indicado que podría permitir la participación de esos empleados “de la cocina” en fondos comunes de propinas en algún momento cercano.

¡Y no se olviden de inscribirse en nuestro 28o Seminario Anual sobre Derecho Laboral en Miami el 27 de abril ni en nuestro Seminario Anual sobre Derecho Laboral en Tampa el 18 de mayo!