Desde 1872, la Corte Suprema de California ha aplicado un mandato judicial muy estrecho el cual dispone que los contratos de no competencia son inválidos e inexigibles, a no ser que se procuren como un medio para proteger la plusvalía basada en la buena reputación relacionada con la venta de una empresa. El Código de … continúe leyendo