El 22 de noviembre de 2016 muchos de ustedes soltaron un (gran) suspiro de alivio. ¿Por qué? Porque un juez federal de Texas emitió un a orden judicial temporal que impedía que las regulaciones que rigen las horas extraordinarias del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos (el “DOL” por “Department of Labor”) entraran en vigor el 1o de diciembre de 2016. Estas regulaciones habrían aumentado significativamente el salario mínimo para las exenciones relacionadas con las horas extraordinarias del personal ejecutivo, administrativo y profesional.

¿Qué ha pasado desde entonces? En diciembre del 2016, el Departamento del Trabajo, bajo el presidente Obama, apeló esta decisión. El “DOL” actual, bajo el nuevo Secretario del Trabajo Alex Acosta, no ha retirado esa apelación. Y la razón por ello es: que el Departamento del Trabajo sostiene que, al contrario de lo que declara la decisión del tribunal de Texas, el Departamento sí tiene la autoridad para fijar el nivel del salario mínimo para las exenciones de horas extraordinarias de los empleados “de cuello blanco”.  Al seguir adelante con la apelación, el “DOL” le ha pedido al tribunal de apelaciones que afirme la autoridad que tiene el Departamento.

Sin embargo, en un extraño giro de acontecimientos, el 30 de junio de 2017 el Departamento le informó al tribunal de apelaciones que “había decidido no abogar en estos momentos a favor del nivel específico de salario ($913 semanales, lo que equivale a $47,476 al año) fijado en la Regla Final del 2016” y que se proponía emitir otras reglas para determinar cuál debía ser el nivel salarial.” Traducción: El Departamento del Trabajo va a empezar desde el principio.

Con ese fin, el día de hoy el “DOL” emitió una “Solicitud de información” (“RFI” por “Request for Information”) pidiendo al público que contribuya ideas y comentarios sobre once (11) preguntas relacionadas con el nivel salarial y las exenciones de horas extraordinarias de los empleados “de cuello blanco”. ¿Esas preguntas indican entonces que todos los asuntos relacionados con las exenciones y el nivel de salario están abiertas a debate? He aquí unas cuantas de estas preguntas:

  • ¿Debe actualizarse el nivel salarial del 2004 ($455/semana) por la inflación? (Pregunta 1)
  • ¿Debe haber múltiples niveles salariales, como por tamaño de la empresa, región del censo o por ubicación metropolitana o en el estado? (Pregunta 2)
  • ¿Cada categoría de exención – ejecutiva, administrativa y profesional – debe tener su propio nivel salarial? (Pregunta 3)
  • ¿El nivel salarial del 2016 de $913/semana funciona a favor o en contra de la “prueba de funciones” para determinar el estatus de exento de un empleado? (Pregunta 5)
  • ¿Qué hicieron los empleadores para prepararse para la fecha de entrada en vigor del 1o de diciembre de 2016 del nivel salarial de $913/semana y cómo esto ha afectado a los empleados y a los negocios? (Pregunta 6)
  • ¿El estatus de “exento” se debe determinar solamente basado en las funciones? (Pregunta 7)
  • ¿Qué cantidad de bonificaciones discrecionales y de remuneración como incentivo se debe tomar en cuenta para alcanzar el nivel del salario mínimo de un empleado exento? (Pregunta 9)
  • ¿El nivel salarial se debe actualizar automáticamente de manera periódica y, de ser así, cuál sería la base de la actualización y se debe retrasar dicha actualización a causa de “crecimiento económico negativo”? (Pregunta 11)

De acuerdo con la Solicitud de Información, los comentarios que el público contribuya con respecto a estas preguntas “van a ayudar grandemente” al Departamento a desarrollar las regulaciones. Este proceso no tiene plazo.

El período para comentarios del público está abierto desde ahora hasta el lunes 25 de septiembre de 2017 (60 días). Organizaciones sectoriales, sindicatos laborales y otros grupos de intereses sin duda van a enviar sus comentarios al Departamento del Trabajo. Y si usted tiene algún comentario que hacer… ¡no se cohíba! ¡El Departamento quiere saber qué usted opina!